Abuelo salvó su aldea volviéndola arte. Más de 1 millón de personas la visitan ahora

Un abuelo pintó su aldea para que no fuera derribada. Hoy es uno de las principales atracciones de Taiwan con 1 millón de visitantes al año.

 

¿Hasta dónde llegarías por conservar el lugar que has llamado hogar por más de la mitad de tu vida?  El señor Huang Yung-fu hace 10 años se hizo esa pregunta cuando el gobierno de Taiwan consideró derrumbar su viejo pueblo para construir apartamentos.  El gobierno prometió indemnizar a cambio de dejar su comunidad de la cual ya era el único residente -todos los demás habían fallecido o se mudaron años atrás-

Originario de China, llegó a Taiwan después de la Segunda Guerra Mundial. Las fuerzas que pelearon se alojaron en una villa improvisada a manera de solución temporal, sin embargo todos decidieron que ese sería su nuevo hogar. Ante la desesperación de perder el único espacio que puede llamar “casa” el Abuelo Arcoíris -como le llaman ahora- pintó toda la aldea. Empezó por unos garabatos y al paso del tiempo dejó los edificios arreglados de tal forma que hoy son una de las atracciones turísticas de la ciudad.

Gatos, aves, personas, colores brillantes comenzaron a dar vida a la aldea que fue abandonada hace años por sus habitantes.  La aldea se volvió un centro turístico que atrae a más de 1 millón de visitantes al año y el “Abuelo arcoíris” sigue viviendo en su pequeña casa que tanto amó”

Un hogar no es dónde nacimos, es dónde elegimos vivir y compartir cada momento lleno de recuerdos con las personas que amamos. Un hogar es aquello donde se encuentra tu corazón.  Sin duda la aventura del señor Huang Yung-fu nos enseña que siempre hay una opción ante la adversidad y por ello debemos de luchar. Hoy este lugar  ha hecho felices a miles de personas que lo visitan a diario y encuentran esta historia inspiradora. 

Más de 1 millón de visitantes al año llegan a esta villa en Taiwan

 

El gobierno decidió conservar los edificios después que la historia fuera famosa

 

El hogar es donde se encuentra el corazón. Los visitantes pueden conocer al “Abuelo arcoíris” ya que él vive en este lugar.

Ahora que ya lo sabes, es momento de salir, descubrir el mundo y compartir este conocimiento con otros. Comparte este artículo con tus amigos e inspirarlos a viajar.

Te recomendamos leer:

     

Comments

comments