Viaja siempre que puedas; el dinero va y viene, pero los recuerdos y las emociones son eternos

Mucha gente le pone un precio a su felicidad sin saberlo: se pasan la vida ahorrando dinero para jamás gastarlo o hacerlo en un momento especial. Cuando viajas es invertir en tu felicidad para llenar el corazón de recuerdos

 

El dinero va y viene las experiencias se quedan

A veces volteo al pasado y no me explicó como con el dinero que me daba mi madre en mi época de estudiante podía comer, comprar libros, beber, salir al cine y aún me quedaba un poco para ahorrarlo. Hoy siendo adulto las cosas han cambiado un poco: pagar la luz, ir al supermercado, impuestos y hasta médicos cuando me da alguna gripa. 

Muchos de mis amigos comparten el sentimiento “¿Cómo lograbamos tanto con tan poco cuando estábamos en la escuela?” Y es que la vida es simple: gastabamos en lo verdaderamente indispensable y eso incluía ahorrar para las cosas que nos hacían felices. ¿Acaso no es la receta más simple del mundo?  

En el mundo de ser adulto con todas las tareas que tienes -y que tendrás- parece que se nos olvida que es nuestra responsabilidad ser felices y esperamos que otros nos lo den: “Quiero un trabajo que me haga feliz” “Quiero una pareja con quien ser feliz” “Quiero tener dinero para ser feliz”  Si has respondido a más de una de estas afirmaciones, sabes el sentimiento que tengo al escribir estas líneas. 

Ya les he comentado que la felicidad cada quien la encuentra como quiere y en donde puede, aunque siempre apelare a que los viajes son los mejores maestros e indiscutible fuente inagotable de felicidad. 

Un día viajando de Tokio a Kioto en un tren hablé con un hombre de negocios de ese país. Se veía tan exitoso que me atreví a preguntarle sobre la importancia del dinero. Él no tenía nada que hacer y yo tampoco en nuestro viaje en tren. Con una sonrisa respondió: “No deberías darle tanta importancia al dinero, por que eso no hace a la gente feliz” Después de eso siguió comiendo y yo me quedé pensando.  Al terminar el trayecto en tren, el hombre se despidió con su tarjeta de presentación, para mi sorpresa era el Director de Finanzas de Panasonic Global. Me quedé agradecido con el consejo de alguien que sabe por experiencia que el dinero no debe tener tanto valor en la felicidad.

Han pasado cuatro años desde aquel encuentro y he aprendido a darle menos peso emocional al dinero: va y viene. “Sirve para invertir en cosas que podrían darme un beneficio” .  Los viajes me generan felicidad por que me siento libre y afortunado de poder sorprenderme y aprender del mundo. No ha habido mejor maestro y podría con los ojos cerrados decirle esto a cualquiera “Invierte en ti, por que sólo tú tienes la responsabilidad de ser feliz” 

 

Si quieres saber cómo viajar más síguenos:

 

Descubrirás lugares que nunca pensaste conocer

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por ABDEEL | Travel Blogger (@viajeropeligro) el

Y algunas ciudades te cautivarán con su belleza, cultura y la comida.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por ABDEEL | Travel Blogger (@viajeropeligro) el

Regresarás a casa feliz de saber que invertiste en tu felicidad

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por ABDEEL | Travel Blogger (@viajeropeligro) el


Ahora que ya lo sabes, es momento de salir, descubrir el mundo y compartir este conocimiento con otros. 

 

Te recomendamos leer:

 

     

Comments

comments