El ignorante crítica y el sabio respeta por que siempre se aprende algo

La vida es demasiado corta para que te centres en personas que no aportan, que no brindan algo positivo para ti. Escuchar las críticas negativas le da poder a esas personas para que afectan tu autoestima

El ignorante crítica y el sabio respeta por que siempre se aprende algo

Hay gente que critica todo el tiempo: tu forma de vestir, tus gestos, todo lo que haces y dejas de hacer. Nada es suficiente. Esas personas reprochan a los demás el no tener las cualidades que desean y que carecen. 

Sin embargo, te pido que escuches a la gente que te quiere porque ellos buscarán orientarte de la mejor manera para que mejores. Y de la gente que critica sin un argumento vale la pena alejarse, así no perderás lo más valioso que tienes: tu tiempo. 

Para construir amistades, amores y relaciones sanas hay que olvidar la crítica y empezar a escuchar para tratar de comprenderlos sin juzgar.

 

 

 

A palabras necias, oídos sordos

Hay dos tipos de personas los que te darán una retroalimentación para ayudarte a mejorar con una crítica constructiva y quienes buscarán criticarte sin razón son aquellos que descalifican sin otra intención que desacreditar; esos que pueden ser llamados “gente tóxica” quienes probablemente fueron descalificadas a lo largo de su vida y tienen esa actitud con los demás.

Ante esta conducta podemos detenerlos haciendo “oídos sordos” (caso omiso ante lo absurdo) colocando límites y siendo asertivos en la comunicación.  Además la forma de desacreditar un rumor no es con palabras, es con hechos que demuestran que la información no es correcta. 

“Las lenguas serpenteantes siempre existirán. Los chismes son para “los demás” y la información es para los oídos sabios” 

 

 

Una receta para “terminar” con las críticas negativas

Siempre hay que pensar antes de hablar y evitar ser impulsivos para no desinformar.  Si mantenemos el silencio no nos lamentaremos después. 

  • Aléjate de las personas que no aportan algo positivo a tu vida
  • Ejerce la escucha activa y trata de entender a los otros.
  • No hagas a los demás, lo que que no quieres que te hagan a ti. 
  • Si no sabes qué decir, quédate en silencio. Sino es bueno, no lo digas. 
  • Si estás molesto, trata de calmarte y date oportunidad de hablar de manera serena.
  • Aprende a inspirar a otros. Cuando una persona sabe reconfortar de corazón es mucho más querida que aquellos que tienen mentiras para ofrecer. 

La crítica desmedida evitará que estas personas tengan buenas relaciones, pasarán los días solitarios entre tristeza y enojo. Por ello, es necesario entenderlos y como dirían las abuelas: “A palabras necias, oídos sordos”

 

 

Las 3 preguntas: verdad, bondad y utilidad

Cuenta la historia popular que un día un desconocido le preguntó a un sabio: 

DESCONOCIDO: ¿Sabe lo que acabo de escuchar de uno de sus estudiantes?

FILÓSOFO: Espera – dijo él – antes de que me cuentes nada me gustaría hacerte tres preguntas. La primera está relacionada con la verdad, ¿estás seguro de que lo que vas a contarme es cierto?

DESCONOCIDO: No – respondió el conocido – acaban de contármelo.

FILÓSOFO: Vaya, no sabes si es cierto no, de acuerdo, ahora la segunda pregunta. Está relacionada con la bondad, lo que vas a decirme de mi estudiante, ¿es algo bueno?

DESCONOCIDO: No… – respondió.

FILÓSOFO: Veamos, la tercera pregunta está relacionada con la utilizad, lo que vas a contarme, ¿será provechoso para alguien?

DESCONOCIDO: NO

FILÓSOFO: Entonces, ¿por qué hablar sobre ello? ¡Vete de aquí con tus infundios y bulos!

 

 

Ahora que ya lo sabes, es momento de salir, descubrir el mundo y compartir este conocimiento con otros. 

Si quieres saber más únete a nuestro canal de YouTube, suscríbete dando clic aquí

 

 

 

Si quieres saber cómo viajar más síguenos:

 

Te recomendamos leer:

 

     

Comments

comments