Los perros detectan a las personas con malas intenciones: estudio

 

Actos tan aparentemente casuales de tu perro como ladrar a un desconocido por la calle podrían no serlo tanto como creías. Los perros saben en quien confiar y en quien no…

Esto lo sugiere un estudio publicado en la revista Animal Cognition realizado por un investigador de la Universidad de Kioto. Si tu perro desconfía de alguien, quizá sea mejor que le hagas caso

 

 

 

Un animal inteligente y leal

Quien tiene un perro sabe que el vínculo que se forma es como un miembro más de la familia. Existen estudios que han encontrado que los perros pueden “sentir” y comprender las emociones humanas, distinguir entre caras felices y enojadas e incluso mostrar celos.

Un estudio publicado por la revista Animal Cognition, dirigido por el investigador Akiko Takaoka de la Universidad de Kioto realizó investigaciones para descubrir si se podía engañar a los caninos fácilmente. 

Se realizaron diversas sesiones en las que a los perros se les presentó comida y conocer sus respuestas para saber si las personas que se las brindaban los consideraban como una fuente de información confiable.  Los perros identificaron a las personas que les daban la comida y “desconfiaron” de aquellos que querían engañarlos al mostrarles platos vacíos. 

Es más, si un extraño ha demostrado ser poco confiable, es menos probable que tu perro confíe en él (tomando en cuenta su propia experiencia para interpretar lo que está sucediendo)

“Los perros tienen una inteligencia social más sofisticada de lo que pensamos. Esta inteligencia social evolucionó selectivamente en su larga historia de vida con los humanos” agregó Akiko Takaoka. 

 

 

 

La inteligencia de los perros

Sin duda sabemos que cada perro es único y todos presentan inteligencia para comunicar sus necesidades básicas a sus dueños: diversión, sed, alimento.  La inteligencia de los perros es diferente a la humana: 

“Los perros son muy sensibles al comportamiento humano, pero tienen menos ideas preconcebidas”, dice. “Viven en el presente, no reflexionan sobre el pasado de forma abstracta, ni planifican el futuro”.

Quien tiene un perro sabe que los animales son sensibles a las emociones y trataran de ayudar a sus humanos por el vínculo que los une. Un perro es una de las mejores ideas para quien quiere mantener una relación de amor y confianza en la que ambos son beneficiados a lo largo de los años.

 

 

 

Los perros podrían diferenciar caras enojadas o sonrientes

Los científicos del Clever Dog Lab del Messerli Research Institute en Viena entrenaron perros para asociar imágenes de rostros felices o enojados con una recompensa. En las rondas de prueba los científicos encontraron que los perros podrían detectar la diferencia entre las expresiones.

Las pruebas en el estudio sugieren que los perros pueden clasificar usando la información que han aprendido y “entender” por experiencia cuando una persona muestra rasgos faciales de enojo o felicidad. 

Recuerda, un perro es un ser lleno de amor y te recomiendo que le des la oportunidad a los que están en situación de calle. ADOPTA, NO COMPRES. Te prometo que será una gran y enriquecedora experiencia para ambos.

 

 

Si quieres saber cómo viajar más síguenos:

Ahora que ya lo sabes, es momento de salir, descubrir el mundo y compartir este conocimiento con otros. 

 

 

 

Te recomendamos leer:

     

Comments

comments