Entre menos sabe la gente de uno, más a gusto se vive

Recuerda esto: “La amistad nace por confidencias y muere de indiscreciones”  Es una de las cosas que me ha ayudado a impulsar amistades y cosechar aliados en el trabajo

 

 

Entre menos sabe la gente de uno, más a gusto se vive

 

Ser prudente es guardar el respeto a la información de amigos, conocidos y hasta de nuestro trabajo. Ser prudente es mantener tu postura con discreción y en muchos casos está relacionada con la capacidad de medir las consecuencias de nuestros actos y comentarios. Una persona prudente podría tener un mejor futuro profesional y evitarte hacer el ridículo en cualquier momento de tu vida por que la gente valora algo: la discreción.

 

Algunas características de una persona prudente son: no participar en críticas, observar antes de hablar, no compartir secretos, no hablar sin medir consecuencias, pide permiso antes de dar un consejo, no acapara la conversación.

Cuando estás en compañía de amigos o compañeros de trabajo que reunen esas características es normal que te sientas protegido y es ahí donde puedes establecer relaciones de valor.

 

La confianza es básica para cualquier situación de la vida y sin ella no podemos mantener relaciones que realmente sean significativas ya que todo queda en la superficialidad. Cuando eres prudente te vuelves una persona digna de confianza y atractiva para los demás (en casi la mayoría de los casos)

 

 

La confianza es como un cristal, si se rompe es casi imposible repararla

 

La confianza es una de las herramientas que puede abrirnos o cerrarnos puertas. Así que siempre trata de meditar tus acciones y ver el impacto que ellas pueden tener. Estas son algunas recomendaciones que podrán ayudarte para mapear de forma rápida las cosas que pueden ser molestas para otros:

 

  • No hagas a los demás, lo que que no quieres que te hagan a ti.
  • Si no sabes qué decir, quédate en silencio. Sino es bueno, no lo digas.
  • Si estás molesto, trata de calmarte y date oportunidad de hablar de manera serena.
  • Aprende a inspirar a otros. Cuando una persona sabe reconfortar de corazón es mucho más querida que aquellos que tienen mentiras para ofrecer.

 

 

 

La discreción y la prudencia son una buena herramienta para ganarse la confianza y el respeto de los demás. Cuando una persona es de confiar podría volverse indispensable en un trabajo o para los propios amigos y ser más valioso que el resto

Ahora que ya lo sabes, es momento de salir, descubrir el mundo y compartir este conocimiento con otros. 

 

 

Si quieres saber cómo viajar más síguenos:

 

Te recomendamos leer:

     

Comments

comments