Viaja con tu mamá ahora que eres adulta, aunque sea una vez al año…

No recuerdo cuándo fue la última vez que viajé con mi mamá y siendo sincero jamás lo he hecho solo con ella y es algo que tengo en mi lista de pendientes

 

Si no has viajado ni a la esquina con tu madre, sientes que se han distanciado, te bajó nostalgia por la niñez o necesitas vacaciones.

Entonces tienes que poner atención a algunas razones para planear un viaje con esa maravillosa persona que te trajo al mundo. Pon atención y compra los vuelos o los boletos de camión, pero ya no dejes de pasar más tiempo

 

 

Hará más fuerte su relación. 

Si tu mamá vive lejos y no las ves tan seguido un viaje les ayudará a conectar de nuevo a niveles más profundos, no estarán con distracciones, tendrán todo el tiempo para disfrutar y conocer más la una de la otra. 

 

 Además, las memorias que tendrán serán inolvidables.

 

 

Te inspiramos a viajar  

 

 

 

Conocer a tu mamá siendo adultas es una de las experiencias más bonitas 

Tu madre también fue joven. ¿Te has preguntado qué le gustaba hacer? ¿La conoces bien? 

Ahora que no tiene que cuidarte como lo hacía antes, así que podrás conocer su lado libre, contarse cosas que jamás habían platicado y saber lo que tu mamá hacía antes de ser madre.

 

 

Un viaje te dará más razones para amarla.

Sí, hay unos vínculos familiares que son más fuertes que otros pero tu mamá siempre será tu madre -sin importar la historia detrás-

No importa cómo sea tu mamá seguro que hay cosas que te hacen reír a carcajadas de ella, o cuando es tan despistada que se pierde en algún lugar.

 Es un momento perfecto para tratarla más como amiga y quererla todavía más. 

 

Te darás cuenta que te ama aún más desde que supo que serías su hija

Si buscas una persona que te siga hasta el fin del mundo esa será tu madre. Sí, hay lugares más bonitos e interesantes que otros, pero ella sería una perfecta compañera para descubrir esos lugares que te da pavor viajar…

 

Te acompañará a conocer los lugares más extraños aunque se sienta cansada, dejará que te comas la última cucharada del helado y te tomará mil fotos porque sabe que eso te hace feliz y sí también en ese viaje te estará cuidando.

 

 

Una experiencia fuera de lo común

Cuando voy a casa de mi madre sé que tendré un plato de comida en la mesa y el lugar que solía ocupar en el comedor listo para recibirme. 

Me gusta cocinar con mi mamá -no soy nada bueno en ello, pero es una forma de pasar tiempo de calidad- 

Un viaje puede ser la solución perfecta para recuperar el tiempo perdido, para conocerla en otras facetas. Verla feliz y sin responsabilidades.

 

Complicidad y muchas risas

Muchas personas de nuestra edad mueren de vergüenza con la idea de contarles a sus madres que están saliendo o que les gusta alguien. Temen ser juzgados o que las priven de cosas. Sin embargo, durante un viaje todo es posible…

 

Mi mamá me dio el mejor consejo en un viaje de carretera hace unos días: “Si es para ti, ni aunque la tierra se abra, se van a separar…” (después de eso cosas han pasado…el consejo de una madre siempre será por tu bien)

Tu madre estará muy relajada, sentirá que todo es maravilloso y temas como los chicos, el alcohol o bañarse desnudas en el mar, le parecerán incluso atractivos.

 

 

Lo más importante, dedícale tiempo a tu madre. Aprovecha esas horas o esos días que estarán juntos y dale todos los abrazos que puedas porque el tiempo pasa y si algo te puedo decir es que siempre se extrañaran sus abrazos grandes y cálidos.

Ya lo dice un viejo refrán: “En vida hermana…en vida”

 

Si quieres saber cómo viajar más síguenos:

 

 

Todas las imágenes son referencia al tema y tienen por objetivo ilustrar la idea con trenes en general

Te recomendamos leer:

   

Comments

comments